¿Qué son los Ecosistemas?

  Una embarcación que navega sobre la corriente de un río sólo puede gobernarse si su velocidad es superior a la de las aguas, si no es así está a merced de lo que el río decida y pierde su voluntad, su rumbo. 


En esta era de la inteligencia y la digitalización, el factor humano, su capacidad de socialización y de obtener conocimiento son los que habilitan a una empresa a desarrollar su cultura corporativa y alinearse a lo venidero, aprovechando las nuevas tecnología que dan nuevas oportunidades para crear estrategias de negocio orientadas a aportar valor al cliente y al resto de actores del negocio. En este entorno, la digitalización de los procesos es la base que permite disponer del espacio y tiempo imprescindibles para poder generar nuevo negocio apoyado en las personas, ya que el éxito depende de ellas y sus capacidades de innovar y adaptarse.

El enfoque de la era digital son las personas, que deben ser capacitadas y liberadas para conseguir retos más ambiciosos con la ayuda de la tecnología. Haciendo que las compañías sean capaces de implementar cambios a gran velocidad que aporten nuevos valores a sus productos.

Efectivamente, el nuevo negocio es digital y las empresas deben asumir el reto de convertir su cultura y digitalizarla con todo lo que conlleva, asumir las exigencias de empleados, socios y clientes, realizar la conversión con herramientas flexibles y a la vez convertir sus objetivos creando un ecosistema digital que engloba a todos los actores que participan en el negocio, para entregar y consumir valor mutuo y a la vez ser capaces de transformar ese intangible en valor material.

La empresa debe prepararse para crear su propio ecosistema conectado e iniciar el camino que la sociedad demanda y demandará en el futuro, con una digitalización plena como herramienta de mejora de la propia organización y un aporte de valor claro a sus clientes y a la sociedad en general a través de sus productos y servicios, sin olvidar nunca a las personas que forman su organización, y que son su principal valor.




Retos que conllevan este cambio
 

Prepararse para el cambio digital
Orientarse al negocio digital es integrar todos los actores -empresa, socios y clientes- en el mismo entorno, el mismo ecosistema. Esta flexibilidad y adaptación deben de absorber también los sistemas IT, creando recursos flexibles que permitan escalabilidad, cambios rápidos y a veces drásticos de dirección, comunicaciones fluidas y entrega de valor en forma de recursos consumibles.

 

Gestionar la información para conocer mejor
La información debe fluir en cualquier organización para que las personas que la componen puedan aprovecharla y mejorar su conocimiento y la cultura de la organización, y así descubrir nuevas formas de negocio que la hagan avanzar. Si conocemos y podemos ordenar el caos de datos, aparentemente inconexos, conoceremos el mejor camino para evolucionar y poder orientar el negocio hacia decisiones basadas en la realidad y su entorno.

 

Romper para avanzar
Hay que romper con los estereotipos que se han seguido, porque los negocios son ahora dinámicos y el liderazgo se vuelve compartido: cualquiera, en cualquier nivel, puede y debe desempeñarlo. La colaboración es esencial, y el comprender y aceptar las ideas de los demás e intentar mejorarlas se vuelve imprescindible. En la actualidad, la empresa forma parte de un ecosistema y su objetivo debe radicar en que su micromundo, interconectado con todo, sobreviva y evolucione.

 

Gestionar los nuevos riesgos de la digitalización
Además de los riesgos conocidos, la digitalización enfrenta otros nuevos, tanto por la velocidad de movimiento, como las nuevas exigencias de la sociedad (transparencia, ética, ...), y por supuesto, los derivados de las propias arquitecturas digitales. Por lo que es evidente que, como en el tema de los datos, es importante la construcción de un sistema de análisis de riesgos que crezca y se mueva con la organización para poder combatirlos, ha de formar parte de la arquitectura organizacional y de su cultura.

 

Gestionar el conocimiento de las personas
La gestión del conocimiento personal y organizacional son los responsables del éxito en la digitalización. Por lo que disponer de un sistema de gobierno digital específico de la gestión del conocimiento es crucial para crear valor a partir del conocimiento y, a la postre, crear nuevo conocimiento organizacional que permita resolver problemáticas cada vez más complejas.

 

Ordenar el caos de la información
Analizar, ordenar e interpretar la realidad a partir de los datos es el nexo entre la tecnología y las personas, y es el punto crucial para gobernar el cambio y direccionarse hacia las nuevas soluciones de negocio basado en el ecosistema. El análisis cruzado, la información externa y la no estructurada serán la base del nuevo análisis centrado en la obtención de información fiable para crear nuevos conocimientos en el negocio.

 

Trabajadores ágiles, flexibilidad como norma
Disponer de sistemas digitales ágiles para realizar todas las operaciones es una inversión necesaria, pero también lo es invertir en las personas que conforman la organización. Agile, Scrum, Kanvan... serán términos habituales en todos los departamentos.

 

Reeducar para mejorar
Es importante una reeducación de los trabajadores, con nueva formación y de forma escalonada, que les dé nueva confianza para que puedan producir valor en el negocio. La formación es la mejor herramienta para evitar conflictos que puedan poner en riesgo la propia organización y, a la vez, le nutrirá de nuevas ideas procedentes de entornos heterogéneos que le ayudará a beneficiarse del futuro negocio digitalizado.

 

Nuevas plataformas, nuevas interconexiones
La ruptura con los métodos anteriores hace que las organizaciones adopten el cambio brusco como algo necesario y positivo. El próximo cambio que se avecina es el de las plataformas, donde nuevos canales de trabajo, el internet de las cosas (IoT), por lo que los nuevos negocios se basarán en este nuevo entramado para dar soluciones innovadoras basadas en las nuevas posibilidades.

 

Sistemas tecnológicos confiables
Los sistemas han de volverse éticos y transparentes para poder conseguir la confianza de otros sistemas y personas con los que comparten datos, información y comunicaciones. Deben dejan de cerrarse en sí mismos para aprovechar la fuerza del flujo de datos, y la seguridad ha de redefinirse mucho más allá de los estándares clásicos, partiendo siempre de políticas fiables y escalables, que no limiten la libertad pero que a la vez otorguen la confianza imprescindible para ser útiles.

 

Cultura corporativa digital
Es el gran reto organizacional. Para abrazar el cambio es necesario que éste sea parte del ADN de la organización. Comprender que hay que colaborar digitalmente con todas las partes y que el negocio ya no tiene fronteras, ni siquiera en su definición de tipo o sector. Las personas en esta organización digital e inteligente serán las responsables del éxito y hay que ponerlas en primer término creando un entorno de libertad de movimientos y opiniones que deben ser escuchadas, y así entregar y recibir valor a cambio.



El Sistema Aiprox
incorpora la idea de Ecosistema


 El sistema Aiprox nació con la idea de ecosistema incorporada a su ADN, siguiendo la filosofía de entrega de valor continuo a los clientes y con la ambición de crear un ecosistema con todos ellos, y así poder desarrollar sistemas mucho más ambiciosos con soluciones más imaginativas. 


Actualmente Aiprox abarca los más importantes retos descritos en este documento, con soluciones personalizadas de valor adaptado, y con el plus de profesionales de alto nivel para la capacitación e implementación de conceptos novedosos en la organización.




Solicitar información
Cómo contactar
  (34) 93 777 41 39
  com@aiprox.com
  facebook/anemva
  @anemva
Delegaciones
  Barcelona (España)
  Quito (Ecuador)
  Bogotá (Colombia)

AIPROX 2016

Política de privacidad | Aviso Legal | Condiciones de uso